El Área de Gobiernos Locales de la SRE

 

 

 

En la Cancillería, al igual que los Ministerios de otros países que son sensibles al crecimiento vertiginoso de los gobiernos locales y su participación en la política exterior, desde 2001 se ha dispuesto de oficinas especializadas para dar atención y mantener permanente vinculación con las entidades federativas y municipios en México.


El 10 de agosto de 2001 se publicaron modificaciones al Reglamento Interior de la SRE en el Diario Oficial de la Federación (DOF), entre las cuales destacó la creación de la Dirección General de Enlace Federal y Estatal (DGEFE), que constituyó el primer esfuerzo de la Cancillería por adaptar su estructura administrativa a la creciente dinámica de internacionalización de los gobiernos locales. Se creó así una oficina cuya responsabilidad consistió en orientar y apoyar a los estados y municipios en sus actividades de vinculación internacional.

La DGEFE, a través de su Dirección de Enlace Estatal, retomó el trabajo de vinculación con estados y municipios desarrollado durante muchos años por las Delegaciones de la SRE en el interior del país, bajo la coordinación de la Dirección General de Delegaciones (DGD).

Paralelamente al nacimiento de la DGEFE en 2001, la Cancillería dispone también la creación de la Dirección General de Enlace Político (DGEP), con la finalidad de establecer un canal de comunicación formal con el Poder Legislativo Federal que dependiera directamente del Titular de la SRE.

En el año 2002 se determina prescindir de la DGEFE, dejando bajo responsabilidad de la DGEP el enlace con las dependencias federales; y para la Dirección General de Comunidades Mexicanas en el Exterior (DGCME), que a la postre diera origen al actual Instituto de los Mexicanos en el Exterior (IME), la vinculación con los gobiernos estatales y municipales. Este movimiento provocó que la relación con los gobiernos locales adquiriera un enfoque preponderante en torno al tema migratorio.

En el año 2003 el Titular de la SRE decide que la entonces Dirección General de Enlace Político (DGEP) asumiera las responsabilidades de vinculación y atención de las iniciativas internacionales de los gobiernos locales de México. Hasta ese momento, la DGEP tenía bajo su responsabilidad el enlace de la SRE exclusivamente con el Poder Legislativo, en coordinación con la Secretaría de Gobernación, y también como punto de contacto con las dependencias federales.

Dicho cambio se institucionaliza en 2004, con los ajustes aprobados al Reglamento Interior de la Cancillería. La DGEP se convierte en la Dirección General de Coordinación Política (DGCP), integrada a la estructura orgánica de las Oficinas del Titular de la Secretaria de Relaciones Exteriores.

La DGCP divide sus funciones en las dos grandes áreas de atención que dieron origen a su conformación: la de vinculación con los Poderes Legislativo y Judicial; y interrelación con los Gobiernos Locales. En lo que se refiere a su segunda vertiente, la DGCP dispone de una Dirección de Gobiernos Locales, que a su vez se apoya en una Subdirección de Giras de Gobiernos Locales y una Jefatura de Seguimiento de Acuerdos Interinstitucionales.

La Dirección de Gobiernos Locales es el área responsable de la vinculación con los gobiernos estatales y municipales del país, así como de la atención de sus iniciativas y solicitudes de apoyo e información en materia de acción exterior y cooperación internacional. En cuanto a este último rubro, se mantiene una estrecha colaboración con la recién creada Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID).

A través de la DGCP, en coordinación con las áreas competentes de la SRE y nuestra red de embajadas y consulados en el extranjero, se brinda información y asesoría a los gobiernos locales en temas de política exterior; se elaboran propuestas de agendas de trabajo en el extranjero en materia de promoción económica, cultural o científica; se suman esfuerzos en acciones de vinculación y protección con las comunidades de mexicanos en el exterior, y se orienta a los gobiernos estatales y municipales para participar en esquemas de cooperación internacional que beneficien el desarrollo local. Lo anterior, convencidos de la importancia de sumar esfuerzos desde distintos órdenes de gobierno para promover los intereses locales y nacionales del país.